© 2017 Olson Joseph Todos los derechos reservados.

Sitio creado por Digital Business Intelligence México

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black SoundCloud Icon
Please reload

Entradas recientes

Incertidumbres y el Estudio de la Improvisación en Jazz (Parte II)

July 3, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

Incertidumbres y el Estudio de la Improvisación en Jazz (Parte II)

July 3, 2017

 

¿Por qué no aceptar lo que estaba ocurriendo sin pretender explicarlo? 
Julio Cortázar.

 

Según Daniel Favre, el ser humano en general tiende a la adicción a las certidumbres. Existe la necesidad de aferrarse a algo que trae como consecuencia en el ámbito del conocimiento, la dogmatización o la racionalización excesiva. En el primer caso, el ser humano se encierra en un concepto o teoría, y es incapaz de concebir fuera de su visión del mundo; en cuanto a la racionalización excesiva, el individuo, por tanto razonar y cuestionar, no llega a aprehender un conocimiento, habiendo destruido las bases teóricas y conceptuales para la asimilación de éste.
La situación mencionada anteriormente ejerce mucho peso en la preparación musical del alumno,  inhibe su libertad y creatividad, porque se crea una dependencia a la seguridad y de ahí, un dogma que indica cual es la verdadera o adecuada forma de componer un solo; el obvio resultado son los clichés. Esta adicción genera una tendencia al plagio, dado que es mucho más fácil copiar que descomponer y recomponer o de plano descomponer dejando la puerta abierta para que con el tiempo, esta descomposición se erija a rango de composición. La historia del jazz  está repleta de esos casos.
El blues empezó siendo la música del diablo, dado que la percepción del momento así lo denotaba; el bebop fue  en sus inicios una amalgama de ruidos, y hoy en día es una de las formas de expresión más preciadas en el jazz; a Ornette Coleman le ofrecían dinero para que no tocase. Para llegar a estos niveles, la descomposición es totalmente necesaria. Antes del bebop, la tendencia en la improvisación se inclinaba más hacía una variación sobre la melodía, pero después de Charlie Parker, el concepto de descomposición adquirió mayor peso, porque ya se buscaba crear algo nuevo y original.
Abdullah Ibrahim, eminente pianista de jazz, practicante de artes marciales y estudioso de la filosofía Zen, compara al músico improvisador con un “guerrero Samurai”, argumentando que su desarrollo y dominio en el arte de la pelea es el resultado de su valiente confrontación con los múltiples desafíos, bajo toda la presión que implica.

La improvisación en la música involucra una labor pertinente sobre sus componentes de armonía, melodía y ritmo sin olvidar los cambios de timbre, este último, siendo la personalidad sonora del improvisador.
Por otro lado, existen los demás músicos y cada vez que una intervención afecta uno de esos entes (ritmo, armonía y melodía) el contexto cambia, dado que cuando un objeto del sistema se encuentra en un ambiente distinto, se produce una alteración en su comportamiento [lo cual trataremos con más profundidad en nuestro próximo articulo], en esos casos se habla de emergencia. Considerando lo mencionado anteriormente, estudiamos para poder fluir. Cada día, cada concierto, cada solo nos trae nuevas sorpresas: emergencias.
Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la logoterapia: que se centra en el significado de la existencia humana, aporta esta reflexión: “Entonces dígame maestro, ¿cuál es la mejor jugada que puede hacerse? Tal mejor jugada no existe, dado que cada juego y cada oponente es distinto. Nos preparamos de la mejor manera posible, pero nunca llegamos a estar listos.  En la aventura de la vida, las palabras del poeta ruso Nikolai Voznesensky suenan armoniosamente cuando dice: “Buscas la india y encuentras América.”

 

Referencias
Berliner, P. F. (2009). Thinking in jazz: The infinite art of improvisation. University of Chicago Press.
Frankl, V. E. (2015). El hombre en busca de sentido. Miguel Betancourt Martinez.
Giner, J., Sardà, J., & Vázquez, E. (2006). Guía universal del jazz moderno. Ediciones Robinbook.
Jones, L. (1999). Blues people: Negro music in white America. Harper Collins.
Marsalis, W. (2009). Moving to higher ground: How jazz can change your life. Random House Incorporated.
Morin, E., & Pakman, M. (1994). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa.
Rawlins, R., & Bahha, N. E. (2005). Jazzology: the encyclopedia of jazz theory for all musicians. Hal Leonard Corporation.
Gioia, T. (2013). Historia del jazz. Turner.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square